“Echolilia”

La danzarina diosa de la fortuna y del destino tiene particularidades y coincidencias siempre inexplicables que se ven potenciadas por el océano llamado internet y esa red que, si la extiendes, sirve para pescar tremendos tesoros como el que os quiero presentar hoy.

Algunos de vosotros ya sabrá sobre mi pasión por la fotografía y es dentro de este ámbito que brilla la siguiente joya. Pero, ¡Cómo son las obras de arte! ¡Qué difíciles son de encerrar en un cajón polvoriento y como se confunden en la universalidad! Y es que la verdadera obra de arte es la que, de forma casi mágica, teje los corazones alrededor de una melodía y te pasea por paisajes olvidados de las almas de los que nos habitan a todos escapando de cualquier etiquetaje.

Timothy-Archibald3

Imagen de Echolilia via “Design you trust”


A todo esto acabo de recordar que yo no soy nadie para decidir si algo es una obra de arte o no. De hecho, creo que, en ese aspecto, no tengo ningún criterio consistente ¡¿A quién pretendo engañar?!…Pero…Ahora da igual. A mí, lo que os voy a presentar, me ha gustado y la introducción me ha quedado tan chulita que me voy a poner el disfraz de John Berger (por decir alguien) y a sumergirme en lo que mi mirada ha visto y mi ser ha sentido (aix, qué bonita la poesía).

Pues eso, señores y señoras, que la fotografía tiene algo que nos aleja y nos acerca de la realidad. Esa subjetividad que rápidamente se olvida por la falsa sensación de realismo que nos transmite,  que permanece velada por el trampantojo de nuestros engañados ojos y, a su vez, la cruel desnudez que hace que los cuerpos se asomen al encuadre sin más defensa que el límite que impone la luz provocando que el carisma de la fotografía y de sus antiguos mecanismos tenga un encanto y un desencanto propios, particulares y únicos. (A ver que levante la mano quien piense que este párrafo no es pretencioso. ¿Nadie? ¿Pues qué raro? No lo entiendo).

Timothy-Archibald5

Imagen de Echolilia via “Design you trust”

Y es que la ambigüedad de la imagen que juega a trastear con la incertidumbre, que es sueño y, a su vez, ensoñación que remueve y conmueve por no poder dar nada por sentado y  nada por cierto, genera una distancia variable donde habita la extrañeza.

Y esa extrañeza que siempre, al menos a mí, queda prendida en mi pupila cuando observo verdaderas imágenes que van más allá de las dos dimensiones (porque tocan las vísceras y, sí pueden, las menean un poco) es algo tangible en las imágenes que Timothy Archibald tomó de su hijo autista como forma de explorar una nueva conexión con él y de las cuales dejó constancia en el proyecto “Echolilia”. Y ahora, lector de estas palabras, te advierto que aquí se acaba la broma y empieza la formalidad ya que no se merece menos este espléndido trabajo  en el cual se explora un vínculo subjetivo y se construye la universalidad. Viendo las imágenes que son crueles con nuestros prejuicios, que nos alejan de nuestra zona de comodidad aprendemos más del mundo y de nosotros mismos que de cualquier otra banalidad.

¿Autismo? Hay quien dice que es un trastorno y hay quien dice que es una decisión que toma el propio individuo al nacer. En realidad, eso qué importa si, a fin de cuentas, es una realidad con sus virtudes y sus miserias, con sus alegrías y con sus penas, con sus ventajas y sus dificultades. Y es ahí, donde te ves a ti mismo, en la luz oculta en cada imagen y, de repente, un brillo fortuito te refleja y te olvidas de pensar todo lo que creías saber sobre el autismo, todos los juicios y los prejuicios para ver lo que, en el fondo, hay delante y detrás de la cámara: un padre que retrata a su hijo.

Para ver más imágenes podéis clicar aquí.

Timothy-Archibald9

Imagen de Echolilia via “Design you trust” 

6 thoughts on ““Echolilia”

  1. Buenas! Si no te importa…paro a tomarme algo en tu café…
    No tengo claro si Echolilia me gusta o no….ahora sí, sin duda te hace pararte a pensar…
    Por cierto, me ha recordado una novela que leí…”El hijo eterno” de Cristovao Tezza…un escritor brasileño que escribe sobre su relación con su hijo que es síndrome de down…una novela dura y tierna… a mi me impresionó mucho…y me encantó.
    Saludos!

    • Sí, la verdad es que el proyecto “Ehcolilia” tiene algo descarnado que perturba y puede gustar o no. La verdad es que, la primera vez que lo vi, me generó mucho rechazo. Pero fui mirando las imágenes con más detenimiento y, finalmente, me cautivó. Sea como sea la cuestión es que no deja indiferente y, por otro lado, da visibilidad a un tema que, en nuestra sociedad, tenemos pendiente (aunque ya hay muchas personas que están trabajando en ello): el autismo.

      ¡Me apunto la novela! Me parece que, por lo que dices, seguro que me gustará.

      ¡Un abrazo y pasa a tomar café cuando quieras!

  2. A mí tampoco me queda claro si estas imágenes son o no arte ¿importa? Lo que si veo es como a traves del juego mutuo de la fotografía un padre ha conseguido eso tan tremendamente complicado que es comunicarse con un hijo autista. Eso entre ellos. Y si como se dice, el niño autista ha participado activamente posando y proponiendo los elementos con los que juega en cada foto a mí Echolilia me parece ya un proyecto arrebatador. Gracias por compartirlo.

  3. Bellarticolo, molto utile! Stavo facendo le mie belle letture di post pre-nanna, per lasciare magari qualche commento… quando ho letto questo articolo! Grazie delle dritte!!!

  4. Blog fatto davvero bene. Se posso permettermi di dare un piccolo consiglio, cercherei di implementare meglio la funzionalit dei feed RSS, dato che per quanto mi riguarda sono una consistente fonte di traffico. Ancora complimenti per il sito.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s