El león que se despierta. Capítulo II: La espera.

A todos mis compañeros de la “Activación” porque todos ellos tienen una luz especial y a la gente que habita el “León dormido” por darnos tanto a cambio de tan poco.

Creo que cada lugar y cada paisaje tiene su luz particular y una hora en la cual ésta, la luz, emerge con todo su esplendor sometiendo el entorno a un influjo mágico.

En el “León dormido” esa hora, para mí, es el atardecer. Y aquel día el sol se despedía luciéndose de forma espectacular. Todos estábamos alrededor del “Tambo” (la casa de huéspedes y también el lugar donde se ubica un pequeño despacho con un sencillo ordenador con conexión a internet y red “wifi”). Aguardábamos la primera reunión con Rebeca y Mauricio Wild y aquello marcaba el arranque de nuestra “Activación”(nombre que recibe la “formación” en la cual participamos).

IMG_8436.2

La luz nos envolvía y alguien del “León” dijo con esa melodía que ya empezába a amar: “Aiiiii, que sol tan maravilloso. Esta es la luz que hay que tomar.” Un comentario que rompía el silencio y que acompañaba mi inquietud cuajando el momento con la serenidad tan característica del lugar. Una serenidad que le daba permiso a lo cotidiano para que emergiera de forma espontánea generando un contexto donde la vida aflora en su máximo esplendor.

IMG_7846

Agnes, Miren y yo habíamos llegado las primeras hace unos días. Ocupamos de emoción una de las habitaciones del “Tambo” y, poco a poco, fuimos recibiendo al resto de personas que ese mes se acercaban al “León” para formar parte del grupo que se predisponía y se exponía, de forma inconsciente, a “recibir lecciones” de vida sin contemplaciones y a bocajarro que cada rincón y cada individuo que habita el proyecto destilan.

Tratados con todo el respeto, dignidad, cariño y cuidado de las que hacen gala los “habitantes” del “León”, se nos podría haber confundido, a todos los “activantes”, con los protagonistas de este viaje, pero nada más lejos de la realidad.

2

Esperando la llegada del matrimonio Wild y en ese silencio que solo se interrumpía con la cotidianidad, uno se empezaba a detener en los pequeños detalles que podía observar en ese momento y con aquellos que la retina ha ido reteniendo (nunca mejor dicho) con el paso de los días que, por intensos, parecen más años que días.

Un beso tierno, un adolescente que abraza por sorpresa a su madre, una mirada de complicidad, figuras que pasean silenciosas en la noche, preguntas sinceras y respuestas presentes…

Detalles, minucias para algunos, pero éstas, aquí y en cualquier lugar, son las guardianas de la autenticidad que se esconde más allá de las palabras o de las ideas. Y estos centinelas me hablaban de unos ojos del color de la sierra, de manos curtidas por el sol, la tierra y las caricias, de pies peregrinos y de corazones que se encuentran y bailan a favor de la vida.

Yo, la visitante, aún tardaría días en averiguar lo que estos mensajes silentes me podían desvelar y, a duras penas, trataba torpemente de descifrar el código de un lenguaje que, por poco, nos ha sido arrebatado en nuestras inercias cotidianas donde casi ni la luz ni las sombras se pueden mover libremente entre los edificios que abigarran las calles de nuestro malogrado mundo civilizado.

IMG_7891.2

Ese día, estaba esperando con mis novísimas libretas  en blanco (sí, llevé más de una) a que nos dieran la bienvenida casi sin darme cuenta que la primera “lección” era precisamente esa espera, ese silencio que hacía emerger la riqueza de lo cotidiano.

Y yo no podré olvidarlo jamás. 

IMG_8476.2

Leer el capítulo I aquí y el capítulo III aquí.

3 thoughts on “El león que se despierta. Capítulo II: La espera.

  1. Retroenllaç: El león que se despierta. Capítulo III: Jugar con el cuerpo, pensar con las manos. | Cafè Pedagògic

  2. Retroenllaç: El león que se despierta. Capítulo I. | Cafè Pedagògic

  3. Retroenllaç: El león que se despierta. Capítulo IV: el silencio. | CAFÈ PEDAGÒGIC

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s