Y seguimos abortando la misión

En su momento ya publiqué un artículo (Abortando vuestra misión) reclamando, como loba herida, que nuestros gobernantes escucharan la indignación de mujeres que, como yo, reclamaban su derecho a decidir sobre su propio cuerpo y sobre el hecho de si deseaban ser madres o no.

Meses más tarde las cosas siguen igual o peor.

Así que continúa teniendo vigencia dar voz a mujeres y a hombres (por qué no?) que reclaman ser escuchadas y escuchados dejando constancia escrita, gravada o como sea de lo aberrante e indignante que puede resultar un absurdo de este calibre como es la “Ley de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada”.

El concurso “Dona’m cine” sensible como es a los temas femeninos y a sus protagonistas en la segunda edición, que se ha llevado a cabo este año y que está organizada por Entre Pobles y Producciones Doble Banda, dio cabida a dos piezas que, tratando este tema, llamaron mi atención.

La primera de ellas es “Dona do meu corpo” que tiene como autoras a María Pereira y a Ángela Silva y recoge el testimonio de varias mujeres que registraron su cuerpo en el registro de la propiedad de Santiago como protesta en contra de la ley que Gallardón, tan lúcido como es él, propuso y de la cual ya hemos hablado anteriormente en este bloc. Sencillo y sin pretensiones resulta fulminante y devastador. Siendo muy fresco, las participantes dicen verdades como puños que como tales se dirigen directas al estomago de todos estos políticos de medio pelo que no es que hagan oídos sordos, sino que, encima, se pavonean de su sordera.

 

Como esto es así, la autora del siguiente corto, Ángeles Maeso, realiza una carta gráfica en la cual lleva la ley de Gallardón al límite de la coherencia y lo insta a ser realmente extremo en su propuesta, si lo que realmente desea es la protección de la vida del concebido y no fustigar a las mujeres y hacernos retroceder a todos, hombres y mujeres, a la Edad Media (o peor). ¿Creéis que escuchará esta “Carta gráfica a Gallardón”? Yo tampoco.

 

Pero lo importante es que ni Ángeles Maeso, ni Ángela Silva, ni María Pereira están solas. Somos muchas lobas y lobos que aullamos quejándonos de nuestra herida y, lo siento mucho, Gallardón, por el resto de sus días, usted no podrá concebir el sueño igual ya que es a la luz de la luna a la cual los lobos y las lobas aúllan.

Porque, por si fuera poco, el proyecto Abortion travel o la agencia que nunca debería existir ha puesto en marcha toda una campaña para hacer difusión de las miles de voces que se alzan en contra del sinsentido y para recoger tantas firmas como sean posibles para abortar, definitivamente, esta misión tan retrógrada.

Y ya llevan, a día de hoy, casi 60.000 firmas de mujeres y hombres aulladores. Si os animáis, podéis visitar su web clicando aquí y aullar, perdón, quise decir firmar.

AAAAUUUUUUUUU!!!!!!

 

2 thoughts on “Y seguimos abortando la misión

  1. la rebelión de nuestros cuerpos, algo que es nuestro por derecho natural, solo por nacer se nos brinda esa libertad de decisión. Es hora que todas/os nos levantemos para proclamar lo que es nuestro. Entiendo que cualquier lucha social pasa por recuperar la autogestión de nuestras vidas. ¡Animo y un caluroso saludo! ¡¡Seguimos aullando!!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s