El león que se despierta. Capítulo III: Jugar con el cuerpo, pensar con las manos.

Las áreas exteriores del “León dormido” son un verdadero paraíso para todos aquellos que chupamos asfalto, nos perdemos en las mareas de personas en el subsuelo y no vivimos la plena oscuridad  más que cuando bajamos las persianas de nuestra … Continua llegint

El león que se despierta. Capítulo II: La espera.

A todos mis compañeros de la “Activación” porque todos ellos tienen una luz especial y a la gente que habita el “León dormido” por darnos tanto a cambio de tan poco. Creo que cada lugar y cada paisaje tiene su … Continua llegint